Casa » caras de MIRA, Titular

Historias reales de vida de los inmigrantes la participación de sus legisladores

20 Marzo 2013 No hay Comentarios

Juan Carlos Cook, MIRA Organizador
Foto por Scott M. Crawford, Ph.D

 

Por MIRA Organizador Juan Carlos Cook
Enero 23rd, 2013

"Me? Hable con un político gringo ... en ese edificio? ¿Me estás tomando el pelo?"Hubo un temblor sospechoso en la voz ronca. El 20-algo Felipe de la O, un fleje de seis pies de un trabajador de la construcción con los músculos robustos, se negó a creer que podía dar un paso en el interior del Capitolio del Estado de Mississippi en Jackson, sin ser inmediatamente detenidos y llevados por las autoridades de inmigración en la entrada principal. Pero después de ver que su novia, Leticia, no se echa para atrás, de la O a regañadientes cambió de opinión y, consumido por trepidación, entró en el imponente edificio del capitolio estatal.

"Aunque no puedo votar, los organizadores MIRA me decía que tengo el derecho de ir dentro de ese edificio, y hablar con los legisladores, porque pagamos impuestos, demasiado. Bien, Yo no creía que fuera tan buena idea, pero ahora que he estado allí, y lo han hecho, e incluso fue capaz de contar mi historia al representante, bien, que fue muy emocionante para mí. Ese representante realmente me escuchó! Estaba pensando en mi pequeño Jorge todo el tiempo. "Sin soltar la mano de su 2 años de edad, hijo de, las lágrimas comenzaron a brotar de los ojos de Micaela resistido al relatar su experiencia fascinante ese día en el Capitolio. "Esto es parte de mi responsabilidad como madre."

Nacido en El Salvador, Micaela se las arregla para ganarse la vida en el interior de una planta de procesamiento de aves de corral en la zona rural del condado de Scott, enganche pollos agitando boca abajo por los pies a un sistema de riel aéreo que transporta las aves a lo largo de los condenados entrañas fétidas de la planta avícola como la sangre, excrementos y plumas vuelan por todas partes. El trabajo es monótono, sucio, peligroso y fiscal. Pero sólo por un momento fugaz que prometedora tarde de enero, nada de eso parecía importar como Micaela salió de la capital del estado una mujer cambiada; facultada, envalentonada y convencida de que ella era capaz de hacer la diferencia. Y lo hizo.

Y también de la O, su novia Leticia, y las puntuaciones de otros inmigrantes de Asia, África y América Latina que se reunieron en el Capitolio del Estado en enero 23rdpara participar y explicar su situación de vida "en las sombras." ya no simplemente meros fantasmas de corriente EE.UU.. las políticas de inmigración, familias enteras - los padres y sus hijos - participaron ese día para demostrar que los inmigrantes viven, respirar los seres humanos, demasiado. Tras una conferencia de prensa y un mitin espíritu interior del Capitolio, los inmigrantes, en conjunto con los líderes aliados y activistas de las principales afroamericano, fe, organizaciones laborales y comunitarias, dividido en delegaciones para orientar a los legisladores estatales clave.

Ese día, las delegaciones terminó visitando un total friolera de 41 legisladores estatales, que finalmente sentó las bases para la eventual muerte de todas las propuestas anti-inmigrantes para la 2013 Sesión Legislativa.

Decidido a hacer oír su voz ese día, Erica Vogelzang, un emigrado argentino que posee una mezcla de patrimonio italiano / alemán / español, fue capaz de acoplarse entre mediana edad legislador blanco calvicie, claramente él golpeando de su compostura guardado. Sus profundos ojos verdes penetrado el legislador con precisión y cálculo, le dijo de una manera muy materia-de-hecho de manera, "Tenemos sueños, aspiraciones, y metas ... sangramos, y sentimos el dolor igual que ustedes, los legisladores hacen. "Durante unos segundos después, el legislador, claramente aturdido por las palabras poderosas de Erica,se quedó incapaz de responder de inmediato.

Miya Simainga, un inmigrante africano que ahora es naturalizada U.S. ciudadano, no podría haber dicho mejor. "Este es el propósito de la participación ciudadana, y por qué el Día Participación ciudadana MIRA es tan significativo. A pesar de que la mayoría de estas personas aquí hoy no tienen derecho a votar, ya sea porque no son ciudadanos todavía, o son demasiado jóvenes, hay todavía muchas formas de participar y ser cívicamente activa. Y MIRA ha demostrado que, facilitando este evento. Todos los materiales de opinión dentro de este edificio. Y todos nos merecemos jugar un papel en el proceso de toma de decisiones que en última instancia afecta a nuestras comunidades. Negro, marrón, y todos los otros colores del arco iris de la humanidad, estamos todos juntos en esto ".

Tiene toda la razón. Desde MIRA se fundó en 2000, por encima 250 proyectos de ley anti-inmigrante y anti-obrero-han sido detenidos muertos en sus pistas gracias a la educación incansable, organización, movilización y la construcción constante de nuestra alianza. Y MIRA es sólo el comienzo. Los inmigrantes que viven en Mississippi - un elenco variopinto de personas, algunos un poco más tosco que otros - están aquí para quedarse, y su voz se seguirá escuchando durante el proceso legislativo. Y están luego no dar marcha atrás ahora.

(Los nombres han sido cambiados para proteger la privacidad de las personas involucradas)

 

 

________________________________________________________________________________________

Las experiencias indelebles en el capitolio hablan por sí solas

(Los nombres de las personas que aparecen en este artículo han sido modificados para proteger su identidad.)

 

«¿Quien,yo? ¿Qué Hablar con un político gringo ... dentro de este edificio? » Protestaba con voz trémula en su español vernácula.  Felipe de la O, un muchacho fornido y de rasgos duros. Los trabajadores de la construcción son una raza dura de pelar, pero en ese momento de la O, un mexicano de unos veinte años que mide seis pies, era un manojo de nervios. Él no quiso creer que podía entrar en el capitolio estatal de Misisipí sin ser arrestado de inmediato por la “migra.” Pero al ver que su novia, Leticia, no iba a echarse atrás en su decisión de entrar – con o sin él – de la O cambió de parecer y, algo turbado, entró de mala gana en el capitolio, un imponente edificio de Belleza e intimidando.

« Aunque yo no puedo votar, los organizadores de MIRA no paraban de decirme que sí tengo el derecho de entrar allí, y platicar con los legisladores, porque nosotros los inmigrantes también pagamos impuestos. Yo no creía que fuera buena idea presentarme allí, pero ahora que fui al capitolio, y estuve allí, hasta contando mí historia al representante, pues para mí fue algo muy conmovedor. ¡Incluso ese representante me escuchó! Estaba pensando en mi pequeñín Jorge todo ese rato. » Al contarnos su cautivador experiencia dentro del capitolio ese día, Micaela estaba a punto de llorar y aun no soltaba la mano de su hijo de 2 años. "Esto es parte de la responsabilidad como mi Madre,»Continuó ella.

Originalmente de El Salvador, Micaela se gana la vida a duras penas dentro de una planta procesadora de pollos situada en el condado rural de Scott. Su trabajo allí consiste en enganchar pollos vivos, patas arriba, a una línea transportadora que corre arriba de ella. De allí las aves siniestradas viajan suspendidas en el aire, aterrorizados, hacia una muerte violenta. El trabajo que desempeña Micaela dentro de esa planta fétida es monótono, asqueroso, peligroso y muy agotador. En cualquier momento dado hay sangre avícola, excremento y plumas que salen volando por toda la planta infernal. Pero por un breve momento durante ese día de enero tan prometedor, no importaba nada de eso. Micaela salió del capitolio como una mujer transformada. El envalentonamiento y la atribución de poder alumbraron su rostro, y ella se fue de allí convencida que pudo cambiar totalmente la cosa. Y la verdad es que ella sí pudo, ya que ese día hizo de ella una estrella. Esta experiencia la afianzó en su propósito.

Tanto Felipe de la O y su novia, Leticia, como Doña Micaela y los montones de otros inmigrantes provenientes de Asia, África y Latinoamérica que se dirigieron al capitolio el 23 de enero pudieron marcar una diferencia en beneficio de todos los demás inmigrantes que viven en la sombra. Ese día se transformaron familias enteras – padres con sus niños – en cabilderos, entablando conversación con los legisladores y dando testimonio para mostrar que ya no sólo eran fantasmas de las políticas migratorias sino seres humanos, vivos y palpitantes.  Después de una rueda de prensa enérgica que hubo dentro del capitolio, los inmigrantes, juntos con otros líderes afro-americanos, aliados y activistas de otros organismos comunitarios, iglesias y del movimiento obrero se dividieron en varios grupos con el fin de enfocarse hacia ciertos asambleístas claves del estado.

Ese día, los grupos terminaron en entablar conversación con un total de 41 asambleístas del estado. Este acontecimiento a la larga creó el marco idóneo para la muerte política de todas las propuestas de ley antiinmigrante durante la asamblea del 2013 en Misisipí.

Eric VOGELZANG, una emigrada argentina de descendencia alemana, Española y Italiana, entró en el capitolio con aire resuelto. Termino su tarde conversando con un legislador blanco de mediana edad, parcialmente calvo, agarrándolo de repente. Ella lo miró profundamente a los ojos, paralizándolo con una mirada penetrante, diciéndole de manera claramente prosaica « Nosotros tenemos sueños, metas y anhelamos a una mejor vida… también sangramos, y sentimos dolor igual que vos y gente de su jaez.” En un abrir y cerrar de ojos ella dejó el asambleísta estupefacto.

Miya Simainga, un africano que emigró a los Estados Unidos durante los años ochenta y ahora es ciudadano estadounidense, no lo pudo haber dicho mejor. « Este es el propósito fundamental de la participación cívica, y porque el Día de Acción Cívica que organiza cada año MIRA merece la pena. A pesar de que la mayoría de estas personas que están aquí hoy no pueden ejercer el voto, porque todavía están en los ciudadanos que están bajo 18 años, hay muchas formas en que podamos participar en el proceso, sin importar la capacidad de votar o el estado de ciudadanía. Y MIRA nos ha confirmado, al facilitarnos esta oportunidad hoy, que la opinión de cada quien cuenta adentro de este edificio y todos merecemos tener un papel en la toma de decisiones en nuestras comunidades. Negros, morenos y todos los demás colores del arco iris de la humanidad…estamos metidos todos por igual. »

Simainga tiene toda la razón. Desde el año 2000, cuando se fundó MIRA, más de 250 proyectos de ley antiinmigrante han quedado detenidos en un punto muerto gracias a la educación, organización y movilización infatigable de nuestra alianza de un número cada vez mayor de gente. MIRA es sólo comenzando. Los inmigrantes que viven en Misisipí – peregrinos de lo más variopinto, algunos muy sofisticados y otros un diamante en bruto – están aquí para quedarse y sus voces continuarán siendo escuchados durante el proceso legislativo. Y ahora no se echarán atrás.

Deje su respuesta!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. También puede suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Sé amable. Manténgalo limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.